viernes, 13 de octubre de 2017

Estatua de Heliodoro Castillo


Varios amigos me han pedido socializar un poco más de información a cerca de la estatua del General Heliodoro Castillo que recientemente se develó en el centro de Tlacotepec. Encantado:
Mide 2.20 m. de altura, está hecha de bronce. Su elaboración obedece a un acuerdo de Cabildo votado el pasado 16 de febrero, en el que se aprobó la realización de dicha estatua en el marco de los primeros 100 años de la muerte del General, ahí mismo se ordenó también la colocación de una cápsula del tiempo que se abrirá el 16 de marzo de 2067, fecha en la que se cumplirán 150 años de la muerte de nuestro caudillo revolucionario (por cierto, ese mismo 16 de marzo de 2067 se cumplirán exactamente 51 años del nacimiento de mi hija Majo y 103 del nacimiento de mi señor padre Heriberto).
Si observamos detenidamente la estatua, nos daremos cuenta que tiene los rasgos de una persona bastante joven, esto es así porque se elaboró con base en un retrato que se le tomó a Heliodoro Castillo en la ciudad de Iguala en 1915, cuando tenía apenas 28 años de edad. Para nuestro asombro, a esa edad ya había sido gobernador interino de Guerrero y era ya el segundo hombre que gozaba de la mayor confianza de Emiliano Zapata en nuestro Estado (un año antes había recibido precisamente de Zapata el rango de General de División). Heliodoro Castillo habría de morir un año y medio después, sin haber cumplido siquiera los 30 años de edad.
A diferencia de Pancho Villa, Emiliano Zapata y algunos otros personajes de la Revolución, a Heliodoro Castillo no le gustaba ser retratado; no le agradaba la idea de aparecer en los periódicos, que por aquel tiempo se ocupaban mucho de los asuntos de la Revolución Mexicana, que estaba en pleno desarrollo. Por esa conducta tan reservada de Heliodoro Castillo es que no tenemos muchas fotografías suyas; de hecho, si nos tomamos la molestia de observar detenidamente las poquísimas fotografías que mayormente circulan cuando se habla de nuestro personaje, nos daremos cuenta de que en todos los casos se trata de un acercamiento a su rostro, a veces con boina, sin ella o con sombrero, pero se trata en efecto de acercamientos y ediciones a partir de la misma fotografía, la cual, como he dicho, se tomó como base para la elaboración de la estatua recientemente develada.
El General se tomó ese retrato después de haber asistido a un desayuno en casa de una familia amiga suya, para ser más precisos por invitación de las hijas de esa familia, unas señoritas de apellido García, quienes, junto con su madre, lo convencieron a que accediera tomarse el tan mencionado retrato. En él aparece de pie, con su pistola enfundada y con la mano derecha recargada sobre su sable, que está clavado en el piso. Cuando eso sucedió, acababa de regresar de cumplir una comisión ante el entonces presidente de la República, don Eulalio Gutiérrez, en la Ciudad de México, en donde, por cierto, contó con la ayuda y complicidad de un paisano nuestro, originario de Tlacotepec, que increíblemente tenía un empleo en Palacio Nacional (a los tlacoteros se nos da mucho eso de aparecer en los lugares menos pensados), pero esa es otra historia, que quizá en otra publicación valga la pena contar.
Luis DIRCIO

5 comentarios:

  1. Excelente información. Tan importante historia de Heliodoro Castillo que en algún momento fue un elemento clave en la Historia no solo de nuestro estado, sino del país.
    Ojalá que sea bien aprovechada por todos los mexicanos, y los "tlacoteros" hagan suya ésta tan valiosa historia.
    Mi admiración y respeto para ti Luis Dircio

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por la información, espero sigas compartiendonos interesante información de nuestro municipio. Saludos

    ResponderEliminar
  3. Hola, me interesa adquirir el libro de la historia de Tlacotepec. Como lo puedo adquirir. Vivo en la CDMX

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Por el momento solo lo estamos distribuyendo en Tlacotepec. Envíeme sus datos postales y se lo podríamos enviar por paquetería.

      Eliminar